Tres cócteles vintage
Cinco looks para ir a Guateque
21 octubre, 2019

Tres cócteles vintage con los que empezamos a salir.

No hay Guateque que se precie sin su buen copazo. En los tiempos en que al pedir un gin tonic te lo sirven con una ensalada flotando dentro de la copa o de vodkas elaborados con algas del Mar Muerto, es momento de reivindicar esos primeros lingotazos que nos acompañaban cuando empezábamos a salir por Palma al tiempo que el acné juvenil y las cazadoras Karhu.

Malibú con piña

La combinación imbatible de licor de coco y zumo de piña hacía de este cóctel dulzón y con un regusto a ultramar una mezcla ganadora. De hecho, deberíamos empezar a reivindicar este combinado como parte de las cinco piezas de fruta al día.

43 con lima

El cubata sofisticado y exótico. Todos tenemos un amigo que vacilaba pidiendo este brebaje y que probablemente a estas alturas ya le hayan diagnosticado diabetes. Tan dulce que achinaba los ojos al que se lo bebía y con un color amarillo chillón inconfundible.

Baileys con Laccao

Cuenta la leyenda que había gente que cuando salía de fiesta en Palma se echaba al cuerpo esta mezcla. Podría ser un postre o el desayuno de divorciadas británicas de crucero por el Mediterráneo. Es el Ossifar de los copazos, casando lo de casa con lo importado, haciendo gala de nuestra mallorquinidad a lo largo y ancho de la discoteca. ¡Y ojo con mezclarlo con Coca Cola!